Caballos y aceite: claros exponentes del campo andaluz

Caballos y aceite: claros exponentes del campo andaluz

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Caballos
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

Los PRE y el AOVE variedad picual cabalgan por el mundo

Como todo en la vida, las aficiones evolucionan y los negocios también. La finca De Anitas en el término municipal de Carmona se adquirió para albergar a la Yeguada de Caballos Españoles F2. La idea era sumergir a interesados de diferentes procedencias en nuestro mundo PRE y, a la vez, que conocieran in situ los excelentes productos que ofrece el campo andaluz. Por motivos obvios, el sector ecuestre sigue sin encontrar su remontada desde hace más de una década. No así el oleícola que, con imaginación, cada día ofrece a los emprendedores nuevos caminos y oportunidades.

Los caballos y el aceite de Luxor, F2

Los caballos de la Yeguada F2

Fue en 2005 cuando Joaquín Fernández compró una punta de yeguas a Álvaro Domecq Romero. Desde ese año comenzó la actividad de Luxor F2 S. L. y así la de la crianza de caballos PRE.

Logo de la Yeguada F2 y tres de sus ejemplares: Boticaria, Carmonero y Estiloso

 

Con el hierro de la Yeguada F2 se vio a muchos caballos y yeguas, todos con una versatilidad envidiable. Ya se lo dijo a Joaquín el gran jinete, criador y rejoneador jerezano: “Mis caballos no son para concursos morfológicos” y ha sido una auténtica verdad. Amalia y Alegría, Bulería y Boticaria, Cantaora, Danzarina, Edna, Editora, Estrella y Estiloso… Buenos en vaquera y en el enganche y sobresalientes para el paseo, por su buen carácter y entrega en el trabajo, siendo el mayor galardón el conseguido por la Yeguada F2 en la disciplina de Alta Escuela.

Fue en noviembre de 2013 cuando Cantaora LXXVIII ganó el oro en la III edición del Campeonato de España de Monta Española. En la Yeguada de la Cartuja Hierro del Bocado, con una gran asistencia de binomios participantes, público y autoridades hípico-ecuestres, la hija de Embrujo VI y de Violetera XVI dio la sorpresa, porque en el Manejo Afianzado y con solo 5 años demostró su flexibilidad, impulsión natural y gran capacidad para la reunión.

Cantaora montada compitiendo en 2013 y en la actualidad

 

Sin lugar a dudas, la larga crisis que está padeciendo este sector desde 2008, hace que las perspectivas de Luxor F2, con referencia a la crianza de caballos y yeguas PRE, estén ralentizadas y a la espera de tiempos mejores. De todas formas y con el objetivo de continuidad, la propiedad de Cantaora, la joya de la corona de esta yeguada, sigue bajo el control del propietario de Luxor F2.

En diciembre de 2008 se compró en el término de Carmona (Sevilla), en concreto, en la Senda Los Peralejos en el Polígono 51, la finca de regadío ahora llamada De ANITAS, nombre puesto en homenaje de la madre (QEPD) Anita Cepedello Aguilar y de la nieta de Fernández Cepedello, Anita López Fernández.

La finca De ANITAS, Anita Cepedello en una instantánea de su juventud y Anita López recientemente en su bautizo

 

El Aceite “De ANITA” de Luxor F2

Corría el año 2018, el 28 de febrero Día de Andalucía para ser más exactos, cuando se plantaron de manera tradicional 5 x 7 metros, 1.391 olivos de la variedad picual, todo con el buen consejo y apoyo del jienense Luis López Moraga, conocedor de la técnica olivarera en su Sabiote natal. La finca se dotó de un sistema de riego por goteo y una decidida dirección de su conversión hacía la agricultura ecológica. Pasadas las primeras certificaciones otorgadas por SOHISCERT, se espera que ya en 2021 les sea concedida la deseada certificación de cultivo ecológico. “Apostamos por un consumo saludable y el respeto al medio ambiente, puntualiza Fernández Cepedello, que nos narra a continuación, los pasos necesarios que hay que dar, para que en solo 12 horas se recogieran las aceitunas y se obtuviera el aceite de esta cosecha 2020/2021.

La recolección

En este octubre de 2020, todo estaba pendiente de la analítica que solicitaron a AGRAMA, laboratorio especializado en estas labores. Se tomó una muestra de aceitunas el día 5, que fue la analizada para valorar el rendimiento graso sobre húmedo y seco, así como de la humedad. Una vez recibido el estudio, este se remitió a los técnicos, de la llevanza del olivar por un lado y por otro a los de la almazara. Ambos, ajustándose a lo requerido por la propiedad, de obtener un aceite de alta calidad más que cantidad, decidieron la recolección temprana para el martes 13 de octubre.

Primera muestra para analizar y detalles del inicio del día de la recolección

 

Para que todo fuera posible en la fecha prevista, el encargado de la finca, Luis Pérez, se puso manos a la obra para contratar a una cuadrilla de 14 personas, hombres y mujeres expertas en estos trabajos, además de los otros elementos mecánicos necesarios como tractor y remolque.

Siendo las 8 de la mañana del día previsto, se dieron cita en la finca De ANITAS, todos los que iban a ser protagonistas del esperado día para Joaquín Fernández, que no era otro, que la recolección del fruto 100% natural, que más tarde se embotellaría con la marca De ANITA.

Los trabajadores empezaron su labor con puntualidad extrema. Todos ellos portaban colgado de su cuello, una cesta o macaco donde iban depositando las aceitunas, resultado de la labor manual de ordeño del olivo. La jornada se desarrolló en equipo, se recogían las aceitunas del árbol, se vaciaban en espuertas, que después se volcaban en la pala del tractor, para que finalmente este las depositara en el remolque que las transportaría a la almazara para su molturación y envasado ya del aceite.

Ordeño del olivo a macaco, recogida de las aceitunas y vaciado en el remolque

 

La Almazara

A las 16 horas del mismo día 13, Luis Pérez e hijo entraban con los 2.600 Kg de aceitunas de la variedad picual recogidas en su punto óptimo de maduración y recolectadas solo hacía unas horas, en la reconocida almazara Basilippo, de la familia Morillo en el Km. 2 de Mairena del Alcor (Sevilla) con larga trayectoria en molturar aceitunas procedentes de su olivar con certificación ecológica.

Se descargó el remolque del preciado producto en la tolva de recepción. Las aceitunas caían en un recipiente que las depositaba a una cinta transportadora. En este recorrido las aceitunas se limpiaban de hojas manualmente, después pasaban por una turbina que, con la fuerza del aire que producía, también las deshojaba, despalillaba y despegaba los distintos elementos que venían con el fruto para, en definitiva, dejarla limpia de impurezas.

Ya las aceitunas en la almazara, tras descargarse, recorren distintos espacios con el fin de deshojarlas, despalillarlas y despegarle las impurezas

 

La molturación es el proceso en el que la aceituna se tritura para extraer su aceite. Se rompe su estructura y se obtiene una masa que pasa a unos batidores, controlados por agua que se le añade, que homogeinizan la pasta y unen las moléculas del aceite. La extracción del aceite De ANITA es en frío, porque la temperatura a la que se ha realizado el batido ha sido menor de 27ºC.

Tras el batido se aplica un centrifugado horizontal donde se separó la parte líquida de la sólida. Esta fase es llamada alpeorujo. La parte líquida obtenida se lleva a una centrifugación vertical que permite separar el aceite del agua.

Ya, el oro verde obtenido, con solo un 11% de rendimiento de lo recolectado, es el aceite de altísima calidad De ANITA, que pasa por una decantación y un suave filtrado a la espera de ser envasado.

La molturación, la salida del primer aceite, el envasado y embotellado del aceite De ANITA

 

La Cata

Llega la finalización del proceso de producción de la primera cosecha de aceitunas en conversión hacia la agricultura ecológica de la finca De ANITAS y de la obtención del aceite De ANITA del que se han embotellado tan solo 550 botellas de medio litro, que la empresa propietaria Luxor F2 S.L. va a dedicar exclusivamente a la promoción del mismo durante el año 2021. Para documentar las características del oro verde obtenido, se hacía imprescindible la voz de un experto catador, encargo que se hizo a Julio Forcada Siles procedente de una zona oleícola prestigiosa como es la de Priego de Córdoba, que en unas primeras notas de cata dice lo siguiente del aceite De ANITA:

“Frutado verde. En nariz leves recuerdos herbáceos y predominan recuerdos a alcaucil, alcachofa y plantas aromáticas tales como el tomillo y el orégano. Leves recuerdos a tomate. Frutado de aceitunas verdes en el cual no aparecen matices que recuerden a otras frutas.

El aceite todavía está cerrado.

Boca; equilibrado en boca. Deja la boca muy fresca y una cierta astringencia que se apaga rápido.

Retrogusto: deja un retrogusto persistente, corroborando los recuerdos en nariz, de alcachofa y de aromáticas y con un final de alloza o almendra verde.”

Julio Forcada catando el aceite De ANITA, botella etiquetada por anverso y reverso

 

Desde esta redacción ha sido muy fructífero e interesante conocer un proceso que, por tan cotidiano y repetido en el campo en miles de plantaciones cada año, no deja de ser novedoso para quienes nos asomamos a este mundo agrícola por primera vez. Descubrir un aceite en conversión ecológica, zumo de aceituna 100% natural, que aspira a presentarse en diferentes foros para ser valorado y con ello saber Fernández Cepedello a lo que puede aspirar, en un mercado tan experimentado y competitivo, es algo que a todos los de Luxor F2 llena de ilusión. Vaya desde aquí nuestra ENHORABUENA y deseos de éxito para ese aceite De ANITA, que justo ahora comienza al aire de paso.

Texto y Fotos: Redacción.

Deja una respuesta