¿Cómo dar lo mejor de ti en el deporte hípico?

¿Cómo dar lo mejor de ti en el deporte hípico?

Mejorar la eficiencia es una consecuencia en el deporte, no debe ser un objetivo

Aprende a saber cómo dar lo mejor de ti en el deporte: el rendimiento deportivo, la eficacia, el pensamiento positivo, fijar unos objetivos, el significado del compromiso…No te pierdas este post en el que Maya Pou nos da todas las claves.

SER EFICAZ EN EL DEPORTE

Rendimiento deportivo

Cuando nos referimos al rendimiento en el deporte no es más que “la aptitud para ejecutar un determinado trabajo con reacciones energéticas y funcionales mínimas”. Es decir, con el mínimo esfuerzo logramos el máximo resultado deportivo. En la Doma Clásica podríamos explicarlo como el resultado de una acción deportiva de una forma medible a través de los concursos, que es donde se realiza el proceso de valoración del entrenamiento de un binomio. Es la suma entre la ejecución y el resultado de una reprise que ejecutamos con un resultado concreto. La suma de las dos cosas es lo que nos da información de si el rendimiento deportivo ha sido bajo, medio o alto.

El objetivo final de cualquier entrenamiento es la mejora de la ejecución de nuestro deporte, es decir, entrenamos para mejorar nuestro rendimiento deportivo.

Eficiencia en el deporte

Cuando hablamos de rendimiento deportivo hablamos de una cantidad de ámbitos concretos, capacidades, elementos y condicionantes que son aspectos diferenciados que no se pueden delimitar claramente, y aunque sus influencias mutuas son siempre grandes, el paso de uno a otro, a menudo no se aprecia. Debemos buscar la mejor manera para sacar nuestra mejor versión.

Eficacia

La eficiencia se define como la relación entre el nivel de resultado obtenido y el costo que ha supuesto la actividad. El costo que representa una actividad motriz se expresa en una doble vertiente: costo energético, relacionado con la actividad física desarrollada, y costo cognitivo/mental, relacionado con el esfuerzo mental; el costo de una actividad motriz puede ser valorado a partir de parámetros y criterios de orden fisiológico o mediante test de percepción subjetiva del esfuerzo.

La clave que te permite dar lo mejor de ti en el deporte.

Si un jinete o amazona entrena desde jovencito la técnica de la equitación poco a poco irá cogiendo el dominio en los ejercicios básicos en el mundo del caballo. La precisión y la repetición en los ejercicios con los caballos mejoran con la práctica, cuando más practiquemos más facilidad tendremos con todo tipo de caballos. La experiencia nos enriquece si la práctica deportiva se practica con control bajo la mirada atenta de un entrenador que nos guía los pasos en cada entrenamiento.

Eficiencia en el deporte

Podemos concluir que la precisión (motricidad fina) y la destreza (coordinación) son la clave para ser eficiente y eso se aprende repitiendo muchas veces los mismos movimientos. Todos sabemos que en el mundo del caballo cada ejemplar tiene teclas distintas, cada caballo tiene una sensibilidad y un carácter único que lo hace especial. Por eso es tan importante haber montado muchos caballos con distintas personalidades que nos enseñen cómo reaccionar en cada caso, con una intensidad adecuada a cada animal, a cada ser. Si tenemos los patrones de movimiento básicos bien adquiridos, aprenderemos más rápido y podemos aprender ejercicios mucho más complejos.

Mejorar la eficiencia es una consecuencia en el deporte, no debe ser un objetivo. Ser eficiente es indispensable para poder aumentar nuestro rendimiento en el deporte del mundo del caballo. Mejoras tu eficiencia por qué haces mejor las cosas, no porque aprendes a hacerlo con menor esfuerzo.  Únicamente podemos llegar a montar con el “piloto automático” cuando llevamos más de 10.000 horas de entrenamiento con todo tipo de caballos. Aprender con caballos de distintas características nos abre un abanico de ayudas imprescindible para poder interpretar a cualquier caballo. La complejidad y la magia en el mundo del caballo viene determinada por esa relación personal que se establece entre el jinete y el caballo, relación que hace que con los años se construyan binomios que nos hacen temblar al verlos en las pistas de competición.

Cuando hemos logrado, tras años y años de entrenamiento, dejar de pensar que nuestro “YO pensante” y logramos sentir al caballo en lugar de obligarlo a realizar los ejercicios, vamos a aplicar las ayudas con nuestro cuerpo casi de una manera intuitiva, casi como automático. Nuestro “Yo pensante” debe convertirse en nuestro “ YO intuitivo y sensible” que nos lleva sin saber muy bien como a intensificar las ayudas o a relajarlas, algo que nos lleva a acariciar a nuestro caballo al acabar de regalarnos una bonita pirueta, o hace que dejemos que se relaje al paso tras una bonita y equilibrada serie de cambios al tranco.

Nuestro “Yo pensante” nos da la orden para que nuestro cuerpo se mueva realizando y aplicando las ayudas correctas de una manera muy precisa en el momento concreto, pero quien realmente debe solicitar esas ayudas es nuestro “YO sistema nervioso central” y este tiene mecanismos que tu “YO pensante” no controla. Es trabajar y montar con intuición, con sensibilidad, con pasión, con la cabeza vacía de ruidos y planteamientos previos y predeterminados y a la vez llena de emociones y despierta a un nuevo entrenamiento.

Eficiencia en el deporte

Es cierto que podemos aprender cuando nuestro entrenador nos da ayudas concretas para pedir por ejemplo una pirueta completa al galope y nos enseña cual debe ser el gesto técnico concreto para lograr que esa pirueta sea técnicamente correcta. Pero podemos ser capaces de aplicar las ayudas según las indicaciones de nuestro entrenador, pero la pirueta no siempre será correcta. Si no somos capaces de sentir si el caballo está con nosotros, si acepta de buen grado las ayudas, si puede reunirse con facilidad y aguantar su cuerpo con su tercio posterior mientras gira suavemente con el tercio anterior, si no somos capaces de sentir su capacidad de ejecución del ejercicio nunca seremos capaces de lograr ese ejercicio al 100%.

Existe un componente en la doma clásica que es muy difícil de determinar, a mi modo de entender es el componente al que yo llamo magia. No se puede tocar, no se puede cuantificar ni lo podemos explicar. Pero todos somos capaces de sentir el componente “magia” cuando vemos un bonito binomio acabar una reprise del nivel que sea donde el binomio ha mostrado una bonita compenetración, donde hemos visto al caballo bailar al son de las ayudas del jinete, una reprise que nos ha mantenido en vilo hasta la última parada final. Es en esta parada cuando el jinete abraza a su caballo con una media lágrima resbalando por su mejilla y una gran sonrisa ilumina su rostro. Tras muchos años de entrenamiento, el binomio ha logrado realizar un ejercicio lleno de armonía, de complicidad, de ayuda mutua, de baile en la pista que nos arranca a los espectadores emociones que recorren nuestro cuerpo de una manera inesperada. Impacta directamente en nuestras emociones sin haberlo planeado, es algo que no podemos evitar. Todos los jinetes que os dedicáis a la doma clásica sabéis perfectamente lo complicado que llega a ser realizar una reprise completa con excelencia, precisamente por ese motivo nos alegramos tanto y disfrutamos tanto viendo que los demás lo han conseguido.

Simplemente hay que concentrarse en hacerlo lo mejor posible, en sentir lo mejor posible. Cuando se entrena hay que aprender siempre algo, hay que concentrarse en mejorar en algún aspecto que nos haga mejores jinetes y mejores amazonas.

Eficiencia en el deporte

Una buena nutrición es indispensable para un buen rendimiento del deportista

Seguir una alimentación saludable y variada nos aporta los nutrientes necesarios para el correcto desempeño deportivo. Hay que tener en cuenta que un buen deportista debe escoger aquellos alimentos que contienen las vitaminas, minerales, antioxidantes necesarios para la práctica de su deporte. Durante la competición es importantísimo cuidar la alimentación para poder sacar el mejor rendimiento de nuestras capacidades. Hay que evitar comidas copiosas y grasientas que dificultan la digestión, en el mundo del caballo no se le da la importancia necesaria a la alimentación del jinete. De la misma manera que somos conscientes de la alimentación que le damos a nuestro caballo, en ocasiones supervisada por veterinarios y nutricionistas especializados, no debemos olvidar que la alimentación del deportista es igual de importante que la de nuestro caballo.

La importancia de una buena hidratación

Además de alimentarnos bien es importante también una correcta hidratación, especialmente durante la competición. La deshidratación aumenta considerablemente el riesgo de lesiones y disminuye el rendimiento deportivo. Hay que hidratarse siempre antes del inicio de la actividad y de forma general, si la duración de la actividad es superior a una hora también se debe hacer durante la práctica de la actividad.

Piensa en positivo y confía en que alcanzarás tu meta

La psicología en el deporte tiene su campo marcado y muy estructurado y cada día es más importante en cualquier disciplina. El rendimiento de un deportista que cuenta con la ayuda de un psicólogo deportivo es mucho mayor ya que recibe una gran ayuda desde otro punto de vista. Durante una competición siempre van a surgir dudas de si estoy haciendo lo correcto o de si he entrenado lo suficiente para ella, lo importante es buscar el equilibrio y siempre tener una disposición positiva para conseguir los retos. Si nos mantenemos positivos y con el foco puesto en nuestros sueños encontraremos la manera de superar los obstáculos que inevitablemente nos vamos a encontrar en el camino. Estos obstáculos son parte del mismo camino hacia el éxito.

Fijar objetivos a corto, medio y largo plazo

Cuando fijamos objetivos a corto, medio y largo plazo estamos fijando nuestro foco. La parte más importante para no caer en el desánimo y la frustración. Para ello es muy importante plantearse unos objetivos reales en función del estado físico, si los objetivos no son reales caeremos en el desánimo, nuestros objetivos deben ser asumibles, aunque a veces los podamos ver difíciles de conseguir por verlos complicados, pero no inalcanzables. Los objetivos deben plantearte un reto y a la vez tienen que ser realistas para que te sientas motivado a luchar por conseguir ese reto.

Eficiencia en el deporte

Evaluar resultados

No solo es importante evaluar los resultados al final de una temporada, sea cual sea el deporte. Se deben de evaluar resultados al principio de la temporada, a mitad de esta y al final. Esto nos va a permitir valorar si los objetivos que no hemos planteado al principio de temporada se han cumplido y sino ha sido así, valorar porque y buscar soluciones para el próximo año. Los objetivos pueden variar, podemos cambiar nuestros objetivos, los podemos variar y reconducir para seguir estando motivados y llenos de energía positiva para seguir con ganas de conseguirlo. No hay otra manera de lograr los resultados, trabajar con constancia e ilusión para lograr la meta propuesta.

Consejos para la recuperación

Tan importante es entrenar como descansar y recuperar, pues ello nos va a permitir seguir una progresión lógica y positiva. No debemos asociar la recuperación con dejar de entrenar, ya que se puede recuperar de distintas maneras, y todo ello en función del entrenamiento que llevemos a cabo. Podemos hacer muchos tipos de descanso, cambio de entrenamientos, salidas al campo, es importante también para el caballo variar el tipo de trabajo, no estar siempre en la pista entrenando los ejercicios de doma clásica. Es indispensable relajar la cabeza del caballo, así como entrenarlo en distintos ambientes, como trabajarlos en el campo, hacer subidas y bajadas y entrenarlo también a la cuerda y darles períodos de descanso. Lo mismo necesita el jinete esos cambios de entrenamiento ese equilibrio mental y físico que va a hacer que podamos sacar el máximo rendimiento del binomio. Jamás podremos separar el bienestar del caballo y del jinete si estamos hablando de lograr el máximo rendimiento del binomio. Hay que mimar las dos partes del binomio y trabajar la compenetración entre los dos.

Eficiencia en el deporte

¡Compromiso personal e intransferible!

Pero la parte más importante a la hora de aumentar tu rendimiento, tanto en lo cotidiano como en lo deportivo es tener un compromiso interno de querer alcanzar ese rendimiento. No sale de fuera, sale desde dentro, es como hacer un acto de fe, es decirnos por dentro que queremos conseguirlo, que haremos lo necesario para lograr ese resultado. Únicamente desde esa posición mental seremos capaces de poder lograr nuestro máximo rendimiento en cada momento. Ese pensamiento es el que nos hará entrenar con ganas, nos hará levantar pronto sin que nos importe, nos hará madrugar el día de la competición y acostarnos sin irnos de fiesta la noche antes. Solo ese compromiso le dará valor a ese entrenamiento.

¡Al final en este deporte y en la vida creas lo que crees!

 

Foto de Inicio: Víctor Álvarez dando consejos a un alumno

Texto: Por @mayapou

Fotografias: Ariadna Pou

Deja una respuesta