¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en los jinetes?

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en los jinetes?

Si el deporte no es saludable, no es deporte

Sin duda, hablar de deporte significa tener que hablar también de los problemas físicos que pueden aparecer durante su realización o como consecuencia de esta. La equitación a nivel de competición es un deporte, y los jinetes atletas que forman parte de un extraordinario binomio junto al caballo son deportistas. Es necesario, por tanto, poner atención en los posibles daños físicos que pueden producirse con mayor frecuencia y plantear acciones preventivas. No te pierdas este nuevo post de Marta Blasco. 

¿Qué lesiones son más frecuentes en jinetes? ¿Cómo evitarlas?

Cuando hablamos de “riesgos” en la disciplina ecuestre, lo primero que nos suele venir a la cabeza son las caídas, de las que solemos aprender y que en ocasiones evitamos aplicando la experiencia, pero también pensamos en los peligros que conllevan el manejo del caballo, su transporte, etc.

Sin embargo, cuando hablamos de lesiones del jinete, el primer pensamiento se dirige a la espalda, lo cual es algo realmente lógico: “el raquis lumbar es un complejo articular con relativamente poca movilidad y poco protegido del impacto si se carece de tono muscular”. Y aquí es dónde nos encontramos con la primera lesión que he podido observar con gran frecuencia en jinetes y amazonas: la lumbalgia.

La lumbalgia abarca multitud de patologías referidas al dolor en la zona baja de la espalda. Este dolor puede tener muchos orígenes diferentes, por lo que es imprescindible una visita a nuestro médico y realizar las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico con el que poder trabajar a la hora de diseñar un programa de entrenamiento. Normalmente se cae en el error de pensar que la solución es siempre fortalecer el cuadrado lumbar, cuando la carencia suele estar en la musculatura abdominal y los glúteos. Por lo que podemos concluir con la idea de que un correcto entrenamiento de la cintura pélvica y del raquis lumbar ayudará a prevenir futuras lumbalgias.

Ejercicio para fortalecer la cintura pélvica
Ejercicio para fortalecer la cintura pélvica

 

Si damos un paso más allá y nos fijamos en la morfología general de las piernas de los jinetes y, sobre todo, de las amazonas, en gran número de ocasiones podremos apreciar una desviación en el plano frontal hacia el interior de las rodillas. Esto es lo que llamamos el Genu valgo (o valgo de rodilla) y, aunque tiene un importante factor genético, se puede desarrollar en cualquier momento de nuestras vidas si propiciamos las condiciones idóneas para que esto suceda. Hablo de situaciones que pueden darse en cualquier jinete, como es un entrenamiento diario y excesivo del aductor sin realizar estiramientos ni masajes miofasciales (que favorecen la elasticidad muscular), sumado a un glúteo medio hipotónico y débil.

En este caso, una acción preventiva consistiría en buscar lo contrario, es decir, mejorar la elasticidad de la musculatura aductora y fortalecer el glúteo medio mediante un entrenamiento de fuerza individualizado. Si ya tenemos esta deformación diagnosticada, deberíamos seguir las recomendaciones de nuestro médico y acudir a un fisioterapeuta, que nos ayudará a mejorar este valgo de rodilla.

Por último, me gustaría señalar un problema muy frecuente en los profesionales del deporte equino: la movilidad del tobillo. ¿Cuántas veces hemos escuchado a los entrenadores ecuestres decir la frase “talones abajo”? Es un movimiento muy necesario en todas las disciplinas olímpicas, sin embargo, nos encontramos muchas veces con problemas de dorsiflexión. Podemos definir la dorsiflexión : “ como la capacidad de flexionar el tobillo de forma dorsal (hacia arriba) que producirá como consecuencia un descendimiento del talón hacia abajo”. Una manera de aumentar el rango de movimiento de esta articulación sería realizar el ejercicio de flexionar y llevar la rodilla hacia adelante hasta que notemos cierta tensión en el talón.

Sin duda, hablar de deporte significa tener que hablar también de los problemas físicos que pueden aparecer durante su realización o como consecuencia de esta. La equitación a nivel de competición es un deporte, y los jinetes atletas que forman parte de un extraordinario binomio junto al caballo. Es necesario, por tanto, poner atención en los posibles daños físicos que pueden producirse con mayor frecuencia y plantear acciones preventivas.

Pablo Blasco realizando el ejercicio de dorsiflexión
Pablo Blasco realizando el ejercicio de dorsiflexión

 

Lógicamente son más las lesiones posibles en el ejercicio de la equitación, pero he creído oportuno centrarme en estas dos por considerar que son especialmente frecuentes y que inciden de forma particular en la eficacia de este deporte, porque si un deporte no es saludable no es deporte.

 

Imagen de Inicio: Marta Blasco montando a Alborán

Texto y fotografías: Marta Blasco Macías de Strenght For Riders

@marta_blasco_mc

 

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Inma

    Excelente artículo!

  2. Inma Rivero

    La prevención es, sin duda, uno de los grandes avances en medicina. Me parece muy importante tu aportación en el conocimiento y tratamiento de las lesiones de los jinetes Marta.

  3. Pedro

    Me parece muy positivo tu descripción de las lesiones para q tomemos conciencia y se haga ejercicios para prevenir lesiones.
    Yo q monto algo y hierro algun caballo,tengo dos protusiones discales en las lumbares,desde q hago ejercicios para fortalecer esa zona de la espalda ,estoy muy bien,haciendo vida normal.Os animo a q sigais los consejos de este articulo.
    Muy buen articulo,enhorabueba.

Deja una respuesta