La importancia del “Diente de Lobo” en el caballo

La importancia del “Diente de Lobo” en el caballo

Localización del primer premolar, su forma y tamaño

Dentro de los premolares del caballo, el primer premolar es de menor tamaño, diferente al resto por ser vestigial actualmente, y se le llama comúnmente “diente de lobo”. En caballos prehistóricos su tamaño era mayor y ha ido disminuyendo con la evolución.

Los “dientes de lobo” no están presentes en todos los caballos y variará dependiendo de la raza, pero no del sexo, los encontraremos tanto en machos como en hembras. Erupcionarán en la mitad de los caballos más o menos, pero en razas como el Pura Sangre Inglés lo veremos en el 90% de los animales aproximadamente.

Es más frecuente en el maxilar (arriba) que en la mandíbula (abajo), pudiéndose presentar hasta 3 en el maxilar (2 raramente y 3 de forma excepcional) y en la mandíbula hasta 2 (2 excepcionalmente). En ocasiones no termina de erupcionar y lo encontramos dentro de la encía, por lo cual es muy importante realizar una buena inspección al revisar un caballo, palpando detenidamente toda la encía. Si tenemos dudas se deberán realizar radiografías.

Localización más frecuente del primer premolar

 

El primer premolar podrá estar localizado entre el segundo premolar (la primera muela grande que vemos) y el colmillo (en el caso de estar presente); presentando gran variación de tamaño y forma:

 

Incluso dentro del mismo animal puede variar mucho la forma y tamaño de los primeros premolares que presente, como en este caso:

 

Y también podemos encontrarlos en diferentes localizaciones en el mismo caballo, como en el de la siguiente foto en la que están señalados ambos primeros premolares.

 

En algunos casos costará verlos por su pequeño tamaño, pero en otros incluso parece que fueran una parte del segundo premolar por su gran tamaño y sobresalir respecto al segundo premolar pareciendo un sobrecrecimiento del mismo como en este caso:

 

En los casos en los que el primer premolar está dentro de la encía se les llama comúnmente “ciegos”, y en ocasiones pueden tener gran tamaño.

 

Suelen erupcionar cuando el caballo es joven, entre los 6 meses y los 7 años, pero pueden erupcionar en cualquier momento de la vida del animal.

El primer premolar o “diente de lobo” en caballos que se montan con algún tipo de embocadura, puede causar dolor y hacer que el caballo haga movimientos anormales de la cabeza y/o vaya diferente a un lado que, al otro, por ello es recomendable su extracción (siempre que la realice un buen profesional y se extraiga entero, ya que si quedan fragmentos resultará más doloroso incluso que el diente entero). En el caso de los primeros premolares que no han erupcionado y están dentro de la encía será necesario para extraerlos hacer un orificio en la encía, intentando siempre que sea lo más pequeño posible para que cicatrice mejor y más rápido.

 

Texto y fotos: Carla Manso, Dipl. EDVC (Equine)

Especialista Europea en Odontología Veterinaria Equina. Presidenta Electa EVDS (Sociedad Europea de Odontología Veterinaria) Veterinarios Especialistas en Odontología Equina.  www.vetodontoequina.com

 

Deja una respuesta