¿Cómo se comporta nuestra musculatura cuando montamos?

¿Cómo se comporta nuestra musculatura cuando montamos?

Los aductores actúan a modo de pinza en la montura y se encargarán de anclarnos a ella

Como en cualquier deporte, para diseñar un programa de entrenamiento con la finalidad de mejorar el rendimiento en las pistas, debemos analizar detenidamente qué musculatura estaría implicada en cada gesto técnico, así como su función biomecánica y tipo de contracción. Para entender mejor su comportamiento distinguiremos entre el Salto y la Doma Clásica.

Comportamiento de nuestra musculatura cuando montamos

Como en cualquier deporte, para diseñar un programa de entrenamiento con la finalidad de mejorar el rendimiento en las pistas, debemos analizar detenidamente qué musculatura estaría implicada en cada gesto técnico, así como su función biomecánica y tipo de contracción. De esta manera, podremos aplicar un principio del entrenamiento básico y esencial en el que la mayoría de las ocasiones obviamos: el principio de la especificidad, el cual consiste en dar el estímulo muscular que sea más parecido al que se aplique en la competición.

Para ser más precisos en el análisis de la musculatura implicada, haremos distinción entre el Salto de Obstáculos y la Doma Clásica:

Doma clásica

En esta disciplina nos encontraremos con una gran exigencia a nivel físico, y es que, desde el punto de vista del jinete, se evalúa aquello que llamamos “asiento”. El asiento, en el ámbito del entrenamiento personal, lo podemos definir como la capacidad de acompañamiento del humano con el caballo, de forma que cada movimiento del animal se transmita de manera suave, delicada y rítmica. La amortiguación del impacto natural que ejerce en nosotros los diferentes aires del caballo y ejercicios provocará la activación de diferentes grupos musculares que expondremos a continuación:

  • Aductores (mayor, corto y largo): Son los músculos empleados en la equitación por excelencia. Se ubican en la parte interior de la pierna y se extienden desde la rodilla a la cadera. Su función principal es la aducción de cadera (cerrar las piernas) por lo que actúan a modo de “pinza” en la montura y se encargarán de anclarnos a ella.
  • CORE (músculos abdominales, lumbares, de la pelvis, los glúteos y erectores de la columna): En resumen, son los encargados de la estabilización lumbo-pélvica y gracias a los cuales podremos amortiguar los impactos de los que hablábamos sin sufrir lesiones en la columna además de evitar inclinarnos hacia los lados en movimientos bruscos.
Banduendo montado por Gustavo Artillo
Banduendo montado por Gustavo Artillo

 

La activación de los grupos musculares nombrados se caracteriza por reclutar un gran número de fibras (lo que implica la capacidad de aplicar mucha fuerza) en muy poco tiempo. Estos esfuerzos se realizan de manera intermitente y constante durante la prueba, lo que estimulará la producción y acumulación de lactato y por lo tanto la aparición de fatiga muscular.

Salto de obstáculos

Tendremos en cuenta los grupos musculares mencionados anteriormente, así como su forma de activación que será idéntica. Sin embargo, el salto de obstáculos conlleva además la puesta en marcha de otras estructuras musculares:

  • Cuádriceps (Recto femoral, vasto interno y vasto externo): Ubicado en la parte anterior de la pierna, se extiende desde el menisco hasta la cadera y su función es la de extender la rodilla. Podemos ver una fuerte y prolongada activación en todas las fases del salto, destacando la de recepción, en la cual una gran cantidad de peso cae de forma vigorosa hacia la pista y el jinete tiene la importante labor de mantenerse atrás aguantando el impacto gracias, entre otras cosas, a una extensión de la articulación de la rodilla.
  • Romboides (mayor): Es el músculo encargado de la movilidad de la escápula y de su fijación. Se encuentra en la parte alta de la espalda y su función dentro del gesto técnico del salto es la de mantener la estabilidad torácica durante todas las fases.
Fase de recepción en el salto
Fase de recepción en el salto

 

La equitación no es un deporte cualquiera, se trata de una actividad física en la que el jinete o la amazona ha de estar continuamente adaptándose a las nuevas situaciones que se va encontrando y esto supone un gran esfuerzo muscular. Sin duda alguna, gracias a un correcto entrenamiento personalizado y una periodización adecuada, podríamos lograr una mejora en las capacidades físicas que están involucradas en la hípica.

 

Imagen de Inicio: Pedro Veniss con Sandano en el RCPB. Foto de @celeste_ribo

Texto y fotografías: Marta Blasco Macías de Strenght For Riders

@marta_blasco_mc

Deja una respuesta