¿Quieres convertir el trenzado de tu caballo en obra de arte?

¿Quieres convertir el trenzado de tu caballo en obra de arte?

Miriam Luque y su delicada sensibilidad para maquillar y trenzar caballos

Miriam Luque es natural de la población sevillana de Lora del Río, aunque afincada en Huelva. Empezó sus trabajos como trenzadora equina para arreglar a su yegua y ponerla guapa. Al poco tiempo ya contaba con encargos de amigos y seguidamente se dedicó profesionalmente a arreglar al completo a los caballos. Su pasión es… “preparar un caballo al completo, maquillarlo, trenzarlo y dejarlo perfecto”. Miriam es, sin lugar a dudas, una artista. Sus trabajos así lo demuestran y aquí vamos a empezar a conocerla.

Redacción: Miriam, cuéntanos más de tu vida y afición por los caballos.

Miriam: Mi nombre es Miriam Luque y tengo 23 años. Nací en Sevilla y pertenezco a Lora del Río, mi pueblo, aunque actualmente estoy viviendo en Huelva por mis estudios. Soy Trenzadora Equina y curso la carrera de Ingeniería Agrícola.

El mundo de los caballos ha sido mi pasión desde siempre. Desde que tengo uso de razón llevo pensando en los caballos. He sido la “rara” de mi familia porque en ella nadie ha tenido caballos. Comencé a montar a caballo y ya no pude separarme de este mundo. Siempre me ha llamado la atención cómo iban engalanados los caballos a la feria, sobre todo antiguamente, que iban con todo tipo de borlajes, adornos y demás.

Trenzados
Miriam trenzando, lo que más le gusta hacer

 

R: ¿Empezaste como trenzadora para ti o por encargos de terceros?

M: Cuando me compré mi primera yegua, comencé a trenzarla y a intentar que me salieran todos los tipos de trenzados para llevarla lo más guapa posible a las ferias o romerías. A raíz de esto, cada vez que había algún evento mis familiares y amigos me pedían que les trenzara el caballo. Hasta que un día decidí abrir la cuenta de Instagram para mostrar todos los trenzados que hacía. La cuenta tuvo muy buena aceptación y crecimos mucho. Al principio me tomaba como un hobby el subir mis trenzados, pero hoy en día me gustaría que el trenzado y su enseñanza formara una parte muy importante de mi vida e incluso que fuera mi negocio.

Castañitas vaqueras
De amazona en un camino del Rocío con su montura ataviada con unas perfectas castañitas vaqueras

 

R: ¿Quién te enseñó a trenzar?

M: Aprendí de forma autodidacta viendo vídeos, fijándome en mis profesores que me daban clases de equitación y sacando mis propias conclusiones. Lo que me ayudó muchísimo fue mis ganas de aprender y mejorar mi técnica día a día. Lo que más hacía eran trenzas simples, para controlar la crin de mi yegua, castañitas y nudo vaquero. El nudo vaquero lo combinada mucho con una trenza en la cola y quedaba ideal. En otros caballos de crin larga hacía trenza corrida, trenza de cuatro cabos, castañetas enlazadas, trenzas en cola y trenzados raros o de fantasía.

Practicando doma
Practicando Doma con su caballo perfectamente arreglado

 

R: ¿Tienes algún trenzado favorito?

M: Creo que todos mis trabajos son especiales y por ello no me puedo quedar con ninguno en concreto. De lo que estoy muy orgullosa es de haber trabajado para grandes jinetes, ganaderías y figuras del rejoneo. Además, es un privilegio que grandes marcas cuenten conmigo y compartan mi filosofía.

R: ¿Como dirías que va un caballo perfecto?

M: Lo que más me gusta hacer es preparar un caballo al completo, maquillarlo, trenzarlo y dejarlo perfecto. Me encanta hacer cambios radicales, ver un caballo descuidado y que con mi trabajo cambie totalmente, es una pasada. Lo más difícil es intentar trenzar un caballo que no tiene el pelo adecuado. A veces me piden que trence un caballo en castañitas cuando lo han entresacado mal, y es imposible trenzarlo bien debido a que el pelo no tiene suficiente longitud y no está en las condiciones adecuadas.

Trenzados caballo
Castañitas en la cola, Nudo Vaquero Clásico, Trenza Andrés Romero y Moños Holandeses, claros ejemplos de la maestría de Miriam Luque

 

R: ¿Para quiénes trenzas y para qué disciplinas hípicas?

M: He preparado caballos para diferentes disciplinas. Para doma vaquera, preparo al caballo con castañitas adornadas en cáñamo y un nudo vaquero; para doma clásica, suelo hacer trenza de cuatro cabos, trenza corrida, castañetas enlazadas o moños holandeses y en la cola una trenza; para alta escuela hago trenza corrida o de cuatro cabos y la cola sin nada o con una trenza; para rejoneo, depende del tipo de pelo que tenga el caballo y el trenzado que quiera para él el rejoneador, se le hace un trenzado u otro. Los caballos de crin larga suelen ir con doble trenza de cuatro cabos y se le adorna con lazos o atacrines y en la cola se le hace una trenza. Los caballos con crin entresacada van con castañitas y en la cola se le hace un nudo simple o con castañitas o con trenza.

R: Miriam, ¿cuáles son tus metas?

M: Mi aspiración no tiene un límite, ya que en tres años he conseguido cosas que ni me imaginaba. Esto me hace pensar que no sé hasta dónde llegaré en un futuro. Lo que nunca pierdo son las ganas de aprender, idear cosas nuevas, abrir nuevos horizontes y embarcarme en cualquier reto que me propongan. El trenzado me ha dado mucho y es una suerte estar donde estoy hoy en día.

R: ¿Podríamos ver alguno de tus trabajos?

M: Invito a todos los lectores de esta revista a pinchar aquí y ver el vídeo de cómo entresacar la crin.

 

Foto de Inicio: Miriam Luque Trenzadora Equina

Texto: Miriam Luque

Fotos: Aportadas por Miriam Luque

@trenzado_miriamluque

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta