Todo sobre José Andrés Benito, único juez internacional WAWE en España

Todo sobre José Andrés Benito, único juez internacional WAWE en España

La Equitación de Trabajo, la más diversa y divertida de las disciplinas hípicas

José Andrés Benito es aficionado al caballo desde su infancia, veterinario de profesión y el único juez internacional (WAWE) que hay en España en la disciplina hípica Equitación de Trabajo. En esta entrevista nos da su opinión sobre la actualidad y el futuro de la Equitación de Trabajo, tanto en España como a nivel internacional, así como las bondades de esta incipiente disciplina que engancha a tantos jinetes y amazonas de cualquier procedencia hípica. También nos habla de lo diversa y divertida que es su práctica en la pista de competición.

Redacción: José Andrés, ¿nos puedes decir con quién y dónde empezó tu afición al caballo?  

José Andrés: Mi afición al caballo me viene desde pequeño. Mi familia tiene una dehesa en el oeste de Salamanca, donde criamos vacas moruchas y desde pequeños hemos estado montando a caballo, realizando las labores del campo con el ganado.

En cuanto a con quién, pues con mi padre y mi hermano, con los que he compartido la mayoría de mis horas a caballo. Quiero destacar también a uno de los vaqueros que trabajó en casa y del que aprendí, no solo muchas cosas sobre equitación sino también del manejo del caballo. Esta persona es Alfonso, de quien siempre guardaré un bonito recuerdo.

R: ¿Cuál es tu profesión y qué relación tiene esta con los caballos?

JA: Soy veterinario de profesión desde hace 27 años y de vocación desde que nací. Me dedico a la clínica equina, así que mi relación con los caballos necesita poca explicación.

R: ¿Qué nos puedes contar sobre tus caballos más emblemáticos?

JA: He tenido varios, pero si tengo que destacar algunos, me quedo con tres de ellos: Triunfo, un caballo cruzado, extraordinario para las labores de campo y con el que me compenetré perfectamente durante muchos años. Desgraciadamente una lesión en un tendón termino con su vida útil, retirándolo al campo lo que le quedó de vida. El siguiente en la lista es un caballo hispanoárabe de nombre Volapié. Este no era un caballo fácil pero tenía mucho corazón y me hizo disfrutar mucho los años que pude montarlo. Por último, destaco el que para mí hasta el momento es el caballo de mi vida, Sado, un caballo pura sangre lusitano que adquirí como semental y con el que aún hoy tengo un vínculo muy especial. No lo monto todo lo que me gustaría, ya que por temas profesionales no tengo mucho tiempo. Además, hace ya 20 años sufrí un accidente a caballo, fracturándome tres vértebras, lo que me impide montar todo lo que me gustaría.

R: ¿Qué disciplinas hípicas has practicado y que te llamó la atención, a primera vista, de la Equitación de Trabajo?

JA: Hace muchos años empecé a hacer mis pinitos en casa con el acoso y derribo, pero como he mencionado, un accidente a caballo hizo que tuviese que dejar la práctica de cualquier disciplina hípica. En cuanto a la Equitación de Trabajo, la conocí en el año 95 en Sevilla durante la Copa Volvo de Salto que se celebró allí, y me llamó poderosamente la atención, ya que representaba sobre una pista muchas de las cosas que había hecho en el campo durante toda mi vida, por lo que diremos que fue un amor a primera vista.

Juzgando una Prueba de Manejabilidad
Juzgando una Prueba de Manejabilidad en el concurso de Alba de Tormes 2019

 

R: ¿Cuál ha sido tu trayectoria en esta disciplina y como llegaste a ser Juez Internacional de la misma?

JA: Como te digo, conocí la Equitación de Trabajo en el año 95, y me interesé mucho por ella. La seguía mucho en Portugal, donde viajo con mucha frecuencia. Cuando supe que había un grupo de personas que estaban retomando la disciplina en España, enseguida contacté con ellos mostrando mi interés e involucrándome de lleno en su desarrollo. En el año 2015, antes de entrar la disciplina a formar parte de la RFHE, ya organicé junto a mi gran amigo Eugenio un concursito en la localidad de Fuenteguinaldo, donde nos reunimos muchos de los que estábamos involucrados en la equitación de trabajo. En 2016, la disciplina entró ya en la RFHE y ese mismo año, fui nombrado vocal de la disciplina en Castilla y León, realizando el primer curso de jueces territoriales con ponentes WAWE, donde obtuve mi título de juez territorial. Organizamos varios concursos ese año en Castilla y León y varios seminarios presentando la disciplina. Seguí yendo siempre que podía a Portugal a los concursos que allí se hacían, asistiendo como secretario de los jueces internacionales de la disciplina: Claudia Matos, Antonio Vicente y Mario Pimentel.

También trajimos a juzgar a Fuenteguinaldo a los jueces internacionales portugueses, con los que tuve la suerte de formar parte del jurado. En 2018, si mal no recuerdo, se realizó en Salamanca el curso de ascenso a jueces nacionales, consiguiendo en ese curso mi titulación como juez nacional. Continué con mi formación de la misma manera que había venido haciéndolo los años anteriores y en 2019 fui enviado por la RFHE como candidato al curso de ascenso a juez internacional WAWE que se celebró en Cascais, superando el primer curso y siendo convocado a un segundo curso a principio de 2021, donde conseguí ascender a juez internacional WAWE de la disciplina.

Junto a los jueces internacionales Claudia Elsner Matos y Antonio Vicente
Junto a los jueces internacionales Claudia Elsner Matos y Antonio Vicente

 

R: Explícanos algo más sobre la historia de la WAWE, sus objetivos, y el porqué de nuestra permanencia en ella.

JA: La WAWE fue creada en 2004 con el fin de regular la disciplina, con unidad de criterios en todos los países en los que por aquel entonces se practicaba la disciplina, siendo sus objetivos la reglamentación y el desarrollo de la Equitación de Trabajo.

En cuanto a la permanencia en la WAWE de nuestro país, creo que debemos estar en la asociación que más hace por desarrollar la disciplina, realizando campeonatos de Europa y del mundo, involucrando a más de 20 países. Por eso creo que España, como uno de los países creadores de la disciplina y siendo nuestra cultura ecuestre una de las que bebe la Equitación de Trabajo, debe formar parte sin ningún lugar a dudas de esta asociación.

R: En términos generales, ¿qué puedes destacar de los cambios producidos en el reglamento, recién entrado en vigor este 16 de marzo?

JA: Como bien sabéis, los reglamentos están en continua evolución, intentando regular los distintos aspectos de la disciplina e intentando clarificar todo lo más posible, por eso año tras año se van adaptando para llenar las posibles lagunas que puede haber en ellos. En esta última actualización, fundamentalmente se han intentado aclarar algunos aspectos que podían dar lugar a diferentes interpretaciones, sobre todo en cuanto al tema de las eliminaciones y a la forma de afrontar alguno de los obstáculos. También hemos querido adaptar nuestro reglamento lo máximo posible al reglamento internacional.

R: ¿Qué les puedes decir a los jinetes que han protestado en las redes respecto a las incorporaciones realizadas de monturas y arneses?

JA: Todo el mundo tiene derecho a opinar y más en las redes sociales; todas las posturas pueden ser válidas. En cuanto a los arneses, lo que les diría es que no se ha incluido ningún arnés que no forme parte de la historia de nuestro trabajo en el campo con los caballos, como es la montura española o potrera, ampliamente utilizada desde hace siglos en nuestro país y que incluso puede llegar a ser más antigua que nuestra montura vaquera. Se ha dado la opción de usar cualquiera de las dos, así que no veo la causa de dicha polémica ya que las dos forman parte de nuestra tradición ecuestre.

Por otra parte, estamos intentando captar jinetes para la disciplina, y nos hemos encontrado casos en los que los jinetes que vienen de otras disciplinas se muestran reticentes a montar con monturas vaqueras por diversos motivos, y vemos en el uso de la montura española una puerta de entrada a la disciplina de estos jinetes.

Prueba de la vaca
En Fuenteguinaldo 2018, Prueba de la Vaca

 

R: ¿Puedes aclararnos qué une y qué diferencia a la Equitación de Trabajo de la Doma Vaquera?

JA: Tanto nuestra Doma Vaquera como la Equitación de Trabajo beben de la misma fuente, que es el trabajo de nuestros vaqueros con los caballos en el campo, manejando el ganado. A partir de ahí, creo que son disciplinas muy distintas y que deben ser valoradas por separado, intentando no hacer comparaciones. Ambas han seguido caminos diferentes y, bajo mi punto de vista, hoy en día no son comparables, siendo nuestra doma vaquera algo único en el mundo y espero que siga con su desarrollo y expansión a otros países. Por otro lado, la Equitación de Trabajo ya tiene ese trabajo hecho, practicándose en más de 20 países a lo largo y ancho del mundo, teniendo muy buena aceptación en países que no tienen nuestra tradición en cuanto a trabajo con el ganado se refiere, siendo una disciplina muy completa y mucho más difícil de lo que puede parecer a primera vista.

R: Entonces, ¿qué filosofía y personalidad debe tener esta disciplina aquí, diferenciándola de las demás?

JA: La Equitación de Trabajo tiene su propia personalidad, aunando muchas cosas en una sola disciplina: la precisión de la prueba de doma y de manejabilidad, la adrenalina de la prueba de velocidad y la tradición y el temple de la prueba de apartado de ganado, hacen que sea una disciplina única. En contra de lo que se piensa y debido a lo que acabo de responder, el caballo para Equitación de Trabajo debe ser muy completo y equilibrado, ya que tiene que afrontar con calma y precisión distintos ejercicios de doma, tener la chispa para la prueba de velocidad y tener el corazón, el valor y el temple que se necesitan para la prueba de apartado de ganado. Por lo que tanto sus caballos como sus jinetes deben ser respetados como los de cualquier otra disciplina.

R: ¿Cómo se puede entender que haya países con poca o nula actividad de manejo con ganado y apuesten por la Equitación de Trabajo?

JA: Esto es debido a lo divertida que es la disciplina, arrancando una sonrisa a todos sus participantes al final de cada prueba. Es muy dinámica y algunas de sus pruebas no poseen la sobriedad que tienen otras disciplinas. Además, al ser cuatro pruebas en un solo concurso, hay más oportunidades de salir a la pista con tu caballo a disfrutar. Creo que estos son los principales motivos que la hacen tan atractiva en otros países.

Con el jinete salmantino Fco. Javier Vegas en Alba de Tormes 2019
Con el jinete salmantino Fco. Javier Vegas en Alba de Tormes 2019

 

R: ¿Qué proyectos son los próximos de la Equitación de Trabajo, tanto en España como a nivel internacional?

JA: Bueno, estamos en un año muy complicado por la pandemia y tampoco nos ha ayudado mucho el reciente brote de Rinoneumonitis declarado en España. Pero se está trabajando para relanzar la competición, tanto nacional como internacional. Ya hay solicitados algunos concursos nacionales, como son Jerez, Fuenteguinaldo y Ronda. Estoy seguro de que se realizarán más. También está concedido el campeonato de España 2021, además con el orgullo y la responsabilidad de realizarse en Ciudad Rodrigo, que es mi tierra. Está prevista la realización en el mes de julio en Francia del campeonato de Europa que tuvo que aplazarse el año pasado por el COVID. Y como primicia, te diré que nuestros jinetes serán invitados a participar en un concurso ibérico en Cascais, durante el festival internacional del lusitano, donde aprenderemos mucho de los que a día de hoy son el referente de la Equitación de Trabajo a nivel mundial, que son nuestros vecinos portugueses. Creo que es la mejor escuela para nosotros y debemos aprovecharlo.

R: Sobre los jinetes y amazonas, ¿de dónde crees que deben proceder y por qué se deben subir al carro de la Equitación de Trabajo?

JA: Creo que deben proceder de cualquier disciplina, sin distinción. La Equitación de Trabajo es una disciplina abierta y queremos hacerla accesible y atractiva para todo tipo de jinetes, de ahí alguno de los cambios en nuestro reglamento. En cuanto al motivo por el que deben subirse al carro de la Equitación de Trabajo, lo único que puedo decir es que se van a divertir, van a disfrutar de sus caballos, haciendo ejercicios que se realizan en otras disciplinas, pero con una aplicación práctica. Y sobre todo, que van a disfrutar de una disciplina muy dinámica y muy completa y que en todo momento les arrancará una sonrisa.

Junto a Claudía Elsner Matos en Badajoz en el Concurso Internacional de Badajoz en 2019
Junto a Claudía Elsner Matos en Badajoz en el Concurso Internacional de Badajoz en 2019

 

R: ¿Algo que quiera mencionar y que no le hayamos preguntado?

JA: Sí, me gustaría hacer mención al empujón que la RFHE en la persona de Pedro Rey está dando a la disciplina. También me gustaría resaltar el apoyo que las asociaciones de criadores están dando a la Equitación de Trabajo, destacando el interés que ANCCE está mostrando por la disciplina, ya que se han dado cuenta del potencial que tienen sus caballos para estas pruebas. Por todo esto, creo que España estará en pocos años en el lugar que se merece en las distintas competiciones internacionales que se realicen.

 

Imagen de Inicio: José Andrés Benito montando a Sado.

Texto y fotografías: Aportadas por José Andrés de Benito.

Deja una respuesta